“Están pasando demasiadas cosas para
que todo pueda seguir tan normal.”
Bancate ese defecto, Charly Garcia

Por Giselle Hidalgo y Martiniano Cardoso

Desde que el 1 de agosto se produjera la desaparición de Santiago Maldonado, algunos referentes del rock argentino se hicieron eco del reclamo por su aparición en shows y redes sociales. Tal vez, el hecho más significativo de esos días haya sido una versión muy emotiva de “Los Dinosaurios”, hecha por Divididos el 7 de septiembre en el Luna Park con las palabras de Ricardo Mollo recordando la siniestra dictadura cívico militar y tomando la desaparición de Maldonado como un indicio de un pasado al que no se debe volver.

La escena indie no sólo no quedó ajena al reclamo, sino que fue la más activa y constante en los 80 días que siguieron de la desaparición hasta el hallazgo del cuerpo de Maldonado y el consecuente reclamo de justicia luego de este hecho. La banda más representativa de este movimiento, El Mató A Un Policía Motorizado, se puso a la cabeza de esta lucha desde que su líder Santiago Barrionuevo hizo un dibujo que fue replicado infinitas veces por las publicaciones, afiches, carteles y banderas que circularon por las redes, las calles, las marchas y los shows. Además, en sus últimas cuatro presentaciones de “La Sintesis O’Konor” (su último disco), nunca dejaron de reclamar por la aparición con vida de Maldonado.

El viernes pasado, horas antes que se realizara una nueva edición del Ruchofest, festival indie organizado por los hermanos Lamothe y uno de los clásicos de la escena, Sergio Maldonado confirmó que el cuerpo encontrado en el río Chubut era el de su hermano Santiago.

Durante las horas que siguieron, una tristeza general pareció invadir a una gran parte de los argentinos. Tanto las bandas como el público que participaron de ese festival no quedaron por fuera de ese sentir general.

“Tengo 23 años, nos armamos de coraje para venir con unos amigos porque la noticia nos devastó. Le pusimos mucha garra para estar acá”, le contó a los autores de esta nota un muchacho llamado Andrés mientras Francisca y Los Exploradores armaba su set. Minutos antes, Cabeza Flotante, la banda de los organizadores del Ruchofest, reclamaba justicia para Maldonado y lo enfatizaba con las palabras “ahora depende de nosotros”.

El momento más emotivo de la noche se vivió con Bestia Bebé en el escenario, dedicando especialmente a Santiago y su familia “Lo Quiero Mucho A Ese Muchacho”. Detrás, en una pantalla se veían las palabras “Memoria, Verdad y Justicia” y, al final del set, su cantante pidió al público “que antes de votar tomara conciencia del momento que estamos viviendo”.

Al día siguiente, sábado 21 de octubre, se llevó adelante el festival Viaje de Agua Vol. 2, organizado por la banda Poseidótica. Ambos eventos se hicieron en la Ciudad Cultual Konex y pueden tomarse como un continuo que más que una casualidad refleja el modelo que encontraron los artistas para autogestionarse.

Entre las bandas que participaron de la segunda edición de Viaje del Agua, Las Diferencias dieron cuenta de un clima de época al elegir “¿Adónde está la libertad?”, el viejo clásico de Pappo’s Blues. Al terminar su show, recordaron a la audiencia: “Mañana votemos con la cabeza”.

Cayendo el sol y con un escenario repleto de músicos tocando un funk que hacía bailar a toda la gente, los integrantes de Morbo y Mambo reclamaron por Santiago. En el último tema, uno de sus trompetistas extendió su mano y alzó sus dedos en v, ante esa imagen el público reaccionó pidiendo “justicia por Santiago”.

Atrás, Hay Truenos tampoco fue indiferente a la atmósfera general y se sumaron a los pedidos de justicia. En el cierre de la jornada, el bajista de la banda organizadora Poseidótica remarcó “estamos contentos porque estamos acá pero también estamos tristes por lo que sucede. Pedimos justicia por Santiago”.

Al igual que en la noche más oscura de este país, las nuevas generaciones del rock toman la posta para iluminar, decir “existimos, vamos combatir las injusticias y no vamos a olvidar”.